Jair Bolsonaro se convierte en el 38 presidente de Brasil. / Agência Brasil Fotografia, Flickr
Jair Bolsonaro se convierte en el 38 presidente de Brasil. / Agência Brasil Fotografia, Flickr CC

“El líder del Partido Social Liberal vence en la segunda vuelta de las presidenciales con diez puntos de ventaja sobre Fernando Haddad. El candidato ha contado con un amplio apoyo en el sector evangélico”.

La carrera presidencial en Brasil ha llegado a su desenlace tras unos meses de campaña intensos y con una hostilidad dialéctica histórica en el país sudamericano. Sin sorpresas a lo que planteaban las encuestas, finalmente ha sido el candidato del Partido Social Liberal, Jair Bolsonaro, el vencedor en la segunda vuelta de los comicios con poco más del 55% de los votos. Lo que se traduce en una ventaja de cerca de diez puntos sobre su oponente, Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores, que se ha quedado con el 45% de los sufragios. “Se que ha roto la tendencia de las últimas seis elecciones, en las que siempre se enfrentaban el PT y el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB). Ahora se fortalece la ideología de derecha”, explica el periodista brasileño Jarbas Aragão. “Agradezco a Dios y pido sabiduría para que seamos capaces de emprender este viaje como presidente de la República”, ha manifestado el nuevo presidente brasileño, que tomará la posesión del cargo a partir de enero. Bolsonaro, excapitán del ejército, tendrá de vicepresidente al general Hamilton Mourão.

IMPORTANCIA DEL VOTO EVANGÉLICO

Tanto Bolsonaro como Haddad han comprendido que en Brasil hay una gran parte de la población que se declara cristiana, y eso es algo que han trasladado a sus programas electorales, sobre todo centrándose en el debate de la ideología de género y del aborto. “Las iglesias cristianas han tenido un papel muy importante en toda la campaña electoral. Muchos pastores ingluyentes, obispos y líderes de ministerios, han estado al lado de Bolsonaro. Muchas iglesias han estado pidiendo a Dios por Brasil durante mucho tiempo, no sólo en estas elecciones. Para muchos, este cambio es una respuesta de Dios, no sólo por Bolsonaro, sino por sus propuestas”, dice Aragão. “Las expectativas son muy altas”, remarca.  Según este periodista, además del peso que han tenido el debate sobre la ideología de género y el modelo tradicional de familia, las promesas en materia económica también han decantado la balanza a favor de Bolsonaro. “Sus promesas han sido mayoritariamente en este sentido, con aproximaciones a países como Estados Unidos, Japón o Italia”, señala el periodista. “Bolsonaro ha asegurado en varias ocasiones durante la campaña que sus cambios, aunque grandes, respetarán la Constitución”.

 

Deja un comentario