La entidad evangélica expresa en un comunicado que el proyecto que debate el Congreso “se corresponde, en realidad, con un suicidio legal asistido sin que se haya dado respuesta a las situaciones”.


La Alianza Evangélica Española ha anunciado que está trabajando en propuestas sobre la Ley de regulación de la eutanasia que ha presentado el PSOE en el Congreso de los Diputados y que está siendo discutida en estas semanas. La AEE explica en un comunicado que a raíz de este trabajo en el que colaboran médicos, profesionales del ámbito sanitario y expertos en bioética, se presentarán propuestas “que sean una ayuda real para las personas en situaciones incapacitantes o de sufrimiento crónico severo, y que daremos a conocer cuando finalice su elaboración”. En el comunicado, la Alianza Evangélica adelanta algunos de los principios y la oposición general al proyecto que presentado por el partido que ahora está en el Gobierno. Partiendo de que “como cristianos evangélicos estamos sin duda alguna a favor de la dignidad del ser humano desde su concepción hasta su muerte” se considera “vital” el desarollo de “los Cuidados Paliativos, las Unidades del Dolor, la atención y apoyo a personas en dependencia y/o discapacidad”, aspectos que “son la realidad y la demanda mayoritaria que se presenta en nuestra sociedad y en la práctica clínica de los profesionales sanitarios”. Ante la propuesta de ley que el Congreso está debatiendo, la AEE considera que “se corresponde, en realidad, con un suicidio legal asistido sin que se haya dado respuesta a las situaciones comunes de sufrimiento severo”. Admitiendo que en estos campos pueden existir “casos límite excepcionales que requieran una vía excepcional”, pero “no deben ser abordados desde una Ley general”, añade el comunicado. Explicando su postura, la Alianza Evangélica explica que el desarrollo de la propuesta en el Congreso sería contraproducente, dado que “muchas personas que en la actualidad sufren sufrimiento y dolores severos” se verían “abocados como única alternativa válida” a optar por “el suicidio asistido”.  “Entendemos que esto no supone un trato compasivo ni digno con dichas personas”, considera la AEE. Es por ello que se concluye que “antes de debatir o aprobar una Ley de Eutanasia, si hablamos de compasión, es necesario e imprescindible que se desarrollen los aspectos antes mencionados, haciendo especial hincapié en el desarrollo de los Cuidados Paliativos, cuya tramitación lleva un año pendiente de aprobación”.   LA LEY AVANZA EN EL CONGRESO La pasada semana, el Congreso de los Diputados tumbó la enmienda a la totalidad presentada por el Partido Popular. La propuesta de regulación de la eutanasia del PSOE, que despenaliza la práctica y la incluye en la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud, sigue ahora en fase de enmiendas parciales.  El objetivo del grupo socialista, según ha manifestado su portavoz, Adriana Lastra, es aprobar el documento en lo que resta de año. Algo que únicamente contaría con un impedimento burocrático, ya que a nivel político la mayoría del Congreso ha confirmado un posicionamiento favorable.

Deja un comentario