Una joven estudiante de Irán llamada Fatemeh Mohammadi, fue privada de realizar sus exámenes de inglés y expulsada de la Universidad de Teherán sin ninguna explicación.

“La acción no fue justificada, y se ha repetido con estudiantes de minorías religiosas. La cristiana ya había pasado por problemas para obtener su carnet de estudiante porque ella era «virtualmente no apta» para asistir a clases, y luego esta prohibición se hizo oficial”, destacó la organización Puertas Abiertas en un comunicado

Esta organización, vigilante de la persecución cristiana en el mundo dijo que la “joven cristiana, que se convirtió del islam cuando era aún una adolescente, y hoy con 21 años prefiere ser llamada María. Con solo 19 años fue encarcelada por seis meses por ser miembro de una “iglesia en casas” en la capital de Irán”.

En comentarios hechos a Faithwire, la Gerente Regional para Medio Oriente, de International Christian Concern , Claire Evans, dijo que cada vez es más hostil la actitud de Irán hacia los seguidores de Jesús.

“Hoy, la gente en Irán ha mostrado una notable apertura hacia el cristianismo. Esto preocupa al régimen, que está constantemente bajo la presión de la gente. A medida que crece esta presión, podemos esperar que el gobierno elimine sus frustraciones sobre los cristianos. Debemos mantener a Irán en oración durante este momento difícil «.

Irán ocupa el noveno lugar en la Lista Mundial de Persecución de 2019. La opresión islámica es uno de los factores que obstaculiza la existencia de cristianos en el país. Es común que los seguidores de Jesús sean condenados por supuestamente ‘amenazar la seguridad nacional’ al reunirse con otros hermanos.